Menú Principal

CONSULTA CIUDADANA

La Torre Villavicencio –ubicada tras el Centro Cultural Gabriela Mistral y a un costado del Barrio Lastarria- representa un edificio simbólico de nuestra ciudad. Construida en apenas unos pocos meses, fue inaugurada en 1972 por el gobierno de la Unidad Popular, para recibir la III Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés). Tiempo después, esta torre de 23 pisos fue utilizada por la Junta Militar y, luego, como sede del Ministerio de Defensa. Esto, hasta 2017, cuando fue entregada al Ministerio de Bienes Nacionales.

Pese a su reciente desocupación, el inmueble fue declarado “inhabitable” por la División de Arquitectura e Ingeniería del Ministerio de Obras Públicas del gobierno de la expresidenta Michelle Bachelet, antecedentes que el actual ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, dio a conocer públicamente a comienzos de abril, pues las dependencias de esta torre habían sido comprometidas a distintas organizaciones.

En el informe del MOP se explica que si bien los estudios son de carácter preliminar, “son concluyentes respecto de la no habitabilidad del edificio en las condiciones en las que se encuentra”.

El documento detalla, además, que una “intervención de carácter mínimo” para su uso no debería ser mayor al cuarto piso. Al mismo tiempo, sostiene que la habilitación de las dos primeras plantas tendría un costo cercano a los $400 millones, mientras que la habilitación de los pisos 1 a 4, elevaría los costos a cerca de $840 millones. Y de querer recuperar de manera integral el inmueble, los recursos se alzarían a $19.750 millones, monto equivalente a la construcción de siete comisarías, 24 SAR o la habilitación de un hospital de alta complejidad.

Sin embargo, convencido de que este edificio forma parte de nuestro patrimonio arquitectónico e histórico, y que los recursos necesarios para su implementación deben levantarse a través de un proyecto integral y que aporte el mayor beneficio para la comunidad, el ministro Ward tomó la decisión de convocar a los miembros de la sociedad civil para que hagan llegar sus propuestas a través de una Consulta Ciudadana, que permita conocer los intereses de las personas para dar nueva vida a un inmueble que, en palabras del secretario de Estado, “no debe ser abandonado sino puesto en valor como patrimonio del Estado y con el fin de prestar servicios a todas las personas”.

Objetivo general
Hacer partícipes a los miembros de la sociedad civil en el destino que el Gobierno de Chile, a través del Ministerio de Bienes Nacionales, debiera darle a la “Torre Villavicencio” (ex UNCTAD).

Objetivos específicos

  • Llevar a la práctica nuestro lema “Chile lo hacemos todos”, invitando a las personas y miembros de la sociedad civil a formar parte del proceso de toma de decisiones.
  • Buscar, con la máxima transparencia posible, el mejor destino para un inmueble simbólico de la ciudad de Santiago, para que, a través del Estado, sea un aporte a las familias de la capital.
  • Identificar los principales requerimientos de los habitantes de Santiago para disponibilizar servicios y/o centros de esparcimiento a través de un proyecto para la nueva Torre Villavicencio.

¿Quiénes pueden participar?
La convocatoria es abierta y se hace extensiva a personas naturales o jurídicas.

Requisitos
Aportar información veraz y responsable, con identificación clara de quién la emite.
Como Ministerio, nuestro compromiso es el resguardo de los datos personales de los participantes, mientras que todo aquello que contribuya a dar puesta en valor al proyecto “Nueva Torre Villavicencio” será información pública. Si bien las propuestas que se recojan a través de esta encuesta no serán vinculantes, el propósito es que permitan dar forma al proyecto que se desarrolle en el inmueble.

Período de convocatoria
Del 10 de mayo al 30 de junio de 2018.