Menú Principal
20 de Enero de 2018

Presidenta Michelle Bachelet encabeza ceremonia de transferencia de inmueble fiscal a la Fundación Víctor Jara

“Sé que esta era una aspiración muy sentida de la Fundación, y muy legítima, por lo demás, y me alegra que se haya podido encontrar una solución satisfactoria, justa, y que tendrá un efecto duradero en la vida cultural y en la memoria de nuestro pueblo”, señaló la Jefa de Estado.

Hasta la casona ubicada en Almirante Riveros 067, Providencia, llegó la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, acompañada por los ministros de Bienes Nacionales, Nivia Palma; y de Las Culturas y Las Artes, Ernesto Ottone, para encabezar la ceremonia de transferencia de inmueble fiscal a la Fundación Víctor Jara.

“Sé que esta era una aspiración muy sentida de la Fundación, y muy legítima, por lo demás, y me alegra que se haya podido encontrar una solución satisfactoria, justa, y que tendrá un efecto duradero en la vida cultural y en la memoria de nuestro pueblo. Porque Víctor Jara vive en la memoria de los chilenos y chilenas. Lo vemos cada día, todos los días. Pasan los años, cambian las estaciones, el mundo cambia, y seguimos tarareando “Te recuerdo Amanda”, “El cigarrito”, o “Lo único que tengo”, señaló la Mandataria al inicio de sus palabras.


La Fundación Víctor Jara tiene como objetivo la difusión de la vida y obra de Víctor Jara Martínez, sus valores humanos y aporte al patrimonio artístico y cultural de la nación.  Fue creada en Santiago en 1993.

La Fundación cuenta con el Archivo Histórico de Víctor Jara, cuya colección tiene diversas materialidades entre ellas, ropa, cartas, manuscritos, discografía, su guitarra, además, también con una gran colección audiovisual en distintos formatos. Según se estima, la colección comprende cerca de diez mil piezas. Esto, ya que en los últimos años se han ido agregando registros a la colección. Todo el acervo se divide en las categorías Pre 73 (1932-1973), Post 73 (1973-1993) y Fundación (desde 1993 en adelante).

“La memoria de su obra, de su lucha, de su amor por nuestro pueblo, que no decayó en los años más oscuros de nuestra historia, no decaerá tampoco en los años venideros. Y ello es así, en parte, porque el talento de Víctor construyó eso que Neruda había llamado “un pacto de sangre con mi pueblo”, pero también, desde que Joan regresó del exilio, gracias a la amorosa tarea de sus familiares”, agregó.
Durante la ceremonia, la máxima autoridad del país destacó la lucha por la paz, la justicia, la solidaridad entre los seres humanos.

“Víctor supo acompañar esa sed de justicia con sus canciones, con su trabajo junto a Quilapayún, y supo abrirse a nuevas sonoridades y nuevos caminos. Su compromiso resultó imperdonable para quienes no querían que las grandes mayorías pudieran hacerse dueñas de su destino, y por eso el odio se ensañó con él, como ocurriría con tantos otros hombres y mujeres de Chile”, afirmó.