Menú Principal
17 de Abril de 2014

Ministro Víctor Osorio: “Nos colocamos a disposición del programa de transformaciones de la Presidenta Bachelet”

“Este es un gobierno de urgencias”, enfatizó el Secretario de Estado.

En sesiones de trabajo con los SEREMIS de Bienes Nacionales, el Ministro Víctor Osorio precisó que entre las muchas encomiendas que tiene ante sí esta cartera, se encuentran dos grandes desafíos estrechamente vinculados las 50 medidas comprometidas con el país, para darle cumplimiento en los primeros 100 días.

El primero de ellos, señaló el titular, es hacer un catastro de las tierras fiscales que se encuentran en la actualidad ocupada por pueblos indígenas y buscar regularizar sus títulos de dominio, para contribuir “a la resolución de la demanda territorial de los pueblos indígenas”, manifestó.

El Ministro informó que la División de Catastro se puso en función de ese desafío desde el mismo 11 de marzo, y hasta ahora se avanzó considerablemente. “Se ha trabajado con los seremis de las regiones respectivas, y ya hay un resultado, lo cual es relevante porque nos colocamos como meta tener esto resuelto lo antes posible”, subrayó.

Agregó que el segundo ámbito se refiere a identificar tierras fiscales que puedan ser puestas a disposición de compromisos orientados a la construcción de salas cunas, habilitación de centros de salud de atención primaria de urgencia de alta resolución, construcción y habilitación de establecimientos para adultos mayores, construcción de parques y áreas verdes, centros de desarrollo artístico para jóvenes, centros deportivos y casas de acogida para mujeres e hijos víctimas de violencia.

“Ese es un desafío en el cual también se ha avanzado en forma significativa en dicha perspectiva”, remarcó el titular de Bienes Nacionales.

Al exponer los restos que tiene ante sí el actual Gobierno, y la  envergadura de las transformaciones que se ha propuesto, el titular insistió en que no hay “ni un segundo que perder”. El Ministro recordó que la ruta de navegación está trazada por el Programa que la Nueva Mayoría comprometió con la ciudadanía, y que, por lo tanto, la responsabilidad principal que tiene ante sí Bienes Nacionales es colaborar con el cumplimiento estricto y riguroso del Programa, “tanto en su contenido explícito, como en su sentido transformador”.  

El Secretario de Estado afirmó que el programa impone que no se desarrolle un gobierno de mera administración, que sea evaluado solo por la calidad técnica de su gestión, sino un gobierno de cambios, profundos y de naturaleza estructural. “Estamos hablando de introducir transformaciones de fondo a un modelo”, reflexionó.

En relación con el Programa, el Ministro puntualizó que tiene dos dimensiones. Una de ellas referente a las reformas estructurales que constituyen sus pilares fundamentales: el  establecimiento de una nueva Constitución, escrita en democracia; una reforma educacional de carácter estructural, que establezca educación pública, gratuita y de calidad de carácter universal; y una reforma tributaria, que pueda corregir las grandes asimetrías que existen en materia de distribución del ingreso en el país.

Pero, conjuntamente con esas reformas estructurales que constituyen los pilares del programa, “es importante colocar en la mira el sentido del programa, que es colocar el interés público en el centro de las prioridades de las políticas públicas”.
El Secretario de Estado reiteró sus críticas al hecho de haber colocado las licitaciones en el centro de gravedad de la política del Ministerio de Bienes Nacionales. “No estamos diciendo que no vamos a sostener una política de cooperación público-privada, pero otra cosa muy distinta es transformar el Ministerio en una entidad destinada a licitar propiedad pública”, subrayó el titular.

En correspondencia con esta postura, el Ministro convocó a los SEREMIS y demás funcionarios de la cartera a restablecer la perspectiva de que el Ministerio de Bienes Nacionales se orienta a preservar el patrimonio público y resolver necesidades sociales, vinculada a una concepción integral de desarrollo de los territorios y las comunidades, y a empujar una concepción social del ordenamiento territorial.